Academia Acai Sabadell


Canciás un territorio poético

Proyecto Peña Cancías y Rio Ara

oxidtitol

Cambios

¿Qué es el tiempo? Un misterio sin realidad propia y omnipotente. Es una condición del mundo fenomenal, un movimiento mezclado y unido a la existencia de los cuerpos en el espacio y a su movimiento. Pero ¿habría tiempo si no hubiese movimiento? ¿Habría movimiento si no hubiese tiempo? ¡Es inutil preguntar! ¿Es el tiempo función del espacio? ¿O es lo contrario? ¿Son ambos una misma cosa? ¡Es inutil continuar preguntando! El tiempo es activo, produce. ¿Qué produce? Produce el cambio.El ahora no es el entonces, el aquí no es el allí, pues entre ambas cosas existe siempre el movimiento. Pero como el movimiento por el cual se mide el tiempo es circular y se cierra sobre si mismo, ese movimiento y ese cambio se podrían calificar perfectamente de resposo y de inmovilidad.

Tomas Man, La Montaña Magica,pag 511

Mi intención es continuar mi reflexión entorno al paisaje no solo desde la distancia contemplativa del observador, sino también desde la experiencia al interior del recor­rido. Recorridos hechos alrededor de un territo­rio especifico la PENA CANCIAS pero también a través del ejercicio de representación donde el tiempo pueda abrir el relato del quehacer pictórico y del montaje en video. Me interesa pre­star especial atención a cómo surge la imagen a través de capas de sedimentación, que al igual que el paisaje se acumulan gesto tras gesto, paso tras paso, imagen tras secuencia.

Partiendo de una mirada romántica los óxidos se funden con las betas de las rocas y me siento observadora y confidente de esta naturaleza… busco emplazar prob­lemáticas de orden geográfico y documental para expandir mi reflexión sobre el paisaje en un territorio concreto. Y de esta manera sugerir una narración donde la experiencia revele concep­ciones simbólicas para asumir la naturaleza parte de nuestro ter­ritorio. Una excusa para entrelazar mi vida a esa montaña. Y quizás así volver a nociones ancestrales que conciben el territorio parte del propio cuerpo.

 

Pintura1

 

Del paisaje Romántico al paisaje Global

 La imagen de un sujeto que posa su mirada en el infinito, su presencia de espaldas ante nosotros y su figura dispuesta al más allá trae inmediatamente la referencia romántica de Caspar David Friedrich, en la cual el individuo absorbido en su interior encuentra un posible regocijo en el paisaje exterior. La vigencia de este recurso trae de nuevo preguntas sobre nuestra relación con el paisaje, donde la pérdida de aquel estado ideal de fusión con la naturaleza es más que evidente. Este referente abre un espacio para observar la distancia y ubicarse en el límite que esta separación evoca.

Rafael Argullol (2000) describe esta mirada, la del sujeto sobre el entorno “como contradictoria mirada al infinito” la cual seduce y a la vez inquieta. La atracción del abismo, título del libro donde el autor reflexiona sobre la pintura romántica, define esa fascinación por la naturaleza pero al mismo tiempo el drama de su separación, pues según el autor, el paisaje trágico exhibe la incisión entre el hombre y la naturaleza, idea que atraviesa todo el libro:

“..el paisajismo romántico, lejos de ser una genérica “pintura de paisaje”, es, primordialmente la representación artística de una determinada comprensión –y aprehensión- de la Naturaleza. En otras palabras, la Naturaleza, tal como la ve o mejor dicho , la interpreta y expresan los pintores románticos no es puramente un marco físico al que se accede mediante una descripción de su corteza, de su epidermis, sino, al contrario, un espacio omnicomprensivo, profundo, esencial, con valor cósmico más, asimismo, con valor civilizatorio”

Caspar david friedreicj

En esta introducción quiero abrir la reflexión a la validez de esta imagen para representar la relación del hombre con la naturaleza dentro de un contexto global, en el cual el territorio es cada vez más cercano y a la vez más ajeno y políticamente más complejo. Un sentimiento común de desterritorialización aparece. Migración, desplazamientos, desigualdad, turismo, viajes, producción, contaminación y consumo desmesurado han generado una movilidad inevitable y vertiginosa; causando la pérdida de raíces, un territorio extraño, sucio y sublime.

Como afirma Anna Maria Guasch (2016, p 27) el paisaje Global plantea “una nueva manera de concebir y ordenar el mundo”, un mundo que deja de ser infinito al perderse en la línea de horizonte para ser agarrado entre las manos. Un globo mayoritariamente caminado, habitado, explorado, cartografiado, explotado hasta un nivel que quizás nunca antes llegamos a creer. Se concibe el mundo como un globo, al cual le damos vueltas a nuestro antojo. Esta concepción trae nuevos órdenes geo- políticos y multiculturales, donde la diferencia y el éxodo promueven la continua lucha por el territorio. Esto genera muros y fronteras visibles e invisibles de acuerdo a diferencias de capital, de raza o de religión.

mapa_2017cancias oxid 7

El paisaje global es nuestra obra colectiva, es la tierra que labramos. Es la era del hombre sobre la naturaleza, es la fuerza humana que transforma el globo; el Antropoceno, el nuevo panorama, es consecuencia de nuestro hacer, es la evidencia para nuestros sentidos de una situación en riesgo cada día es más crítica y abismal. Davis y Turpin, introducen el libro: Art in the Anthopocene(2015), uno de los primeros proyectos editoriales y compilador que intentan esclarecer desde diversas perspectivas la relación del arte con esta nueva era geológica:

En primer lugar, argumentamos que el Antropoceno es principalmente un fenómeno sensorial: La experiencia de vivir en un mundo cada vez más reducido y tóxico. En segundo lugar, la forma en que hemos llegado a comprender el Antropoceno ha sido frecuentemente enmarcada a través de modos visuales, es decir, a través de la visualización de datos, imágenes satelitales, modelos climáticos y otros legados de la “tierra entera”. Tercero, el arte proporciona un sitio poliárquico de experimentación para “vivir en un mundo dañado”. (Davis y Turpin, C. 2015, p 6)

Esta es la concepción de territorio que me interesa indagar, en la mirada que está dispuesta a asumir esta responsabilidad con ánimos de encontrar alternativas a la distancia. Una mirada que pareciera tomar conciencia de lo que significa aquella separación. Una atención al estado actual quizás de culpa o de fervor individual por lo natural.

montaña1

Me interesa abrir el espacio temporal de la contemplación tanto del paisaje exterior como el paisaje interior a través de la mirada que reconoce la distancia y busca formas poéticas para concebir y aprehender la naturaleza parte del propio cuerpo. Una nueva manera para concebir la naturaleza, no fuera ni distante sino parte de nuestro propio sistema orgánico. De esta manera se concibió el Anthropocene Project Proyecto colectivo entre artistas y científicos en la Haus der Kulturen der Welt de Berlín en la cual:

“La naturaleza ya no es una fuerza separada de la actividad humana, la naturaleza no es un obstáculo, tampoco un armonioso otro. La humanidad forma la naturaleza. Humanidad y naturaleza son una misma cosa, incrustada en el registro geológico reciente” (Guach, 2016, p212).

Peña cacias

El video del ascenso a Peña Cancias lo concibo como un territorio de viaje y superación , ya que padezco Fibromialgia severa, eso me obliga a descansar a menudo y contemplar el territorio y su historia con calma , hasta hacerme confidente de las piedras, las texturas …el rio que fluye….

Esa mirada personal de atmósferas a través de una experiencia al interior del recorrido, será el espacio donde se tracen narrativas tanto geográficas como ecológicas hacia un espacio simbólico de afectos. Un ejercicio de representación donde el tiempo pueda abrir el relato del viaje a las capas del paisaje. Busco abrir preguntas sobre diversas concepciones de ese territorio y emplazar problemáticas de orden concreto, como el deshielo de los nevados, la curiosidad por lo inhóspito, historias locales y ficciones personales que se tejen alrededor de la Peña . Y de esta manera sugerir una narración pictórica donde la experiencia revela diversos vínculos con el territorio. Una excusa para entrelazar mi vida y mis dificultades a esa montaña y quizás así volver a nociones ancestrales del paisaje que conciben el territorio como parte de nuestro propio cuerpo.

 

Procesos comparados- Cézane-Hokusai

Inexorablemente el motivo de la “montaña” obliga a estudiar a Paul Cézanne : A sus 80 pinturas del natural de su montaña mítica; obras que denotan cierta anomalía característica de la contemplación del paisaje francés del siglo XIX.y a comprender la importancia dela liberación del color Vs las formas básicas en 3 dimensiones . Pero como no a Katsushika Hokusai y su liberalismo pictórico en el SXIX. El Monte FUGI y le Montein Sainte-Victorie siguen siendo los iconos pictóricos de la imagineria visual de la “montaña” en la história del arte

El paisaje y en especifico la “peña” -ni siquiera una montaña- , surge como imagen representativa, pera de crear una relación simbólica con el territorio, es una excusa para sumergirse en el proceso pictórico, en un concepto formal y liberador de las formas versus el tema “la montaña” desde diferentes lugares y den diferentes épocas de año. Esto me permite hacer un recorrido espacial y temporal a trvés de la “Peña “

montaña6

Su materia pesada y su color me inquieta. Y su atmósfera y nieblas me atrapan. En la distancia el paisaje se presenta como excusa, para pintar y filmar aquello que me conmueve y asusta. El vértigo de la altura y su hostilidad. Ello otorga a su ascensión en mis condiciones un ejercicio de peregrinaje y reverencia a su naturaleza. Po eso propongo elaborar una filmación que se ajusta a la propuesta en estratos como mi pintura y sus óxidos para componer imágenes en movimiento” moving” que no estática naturaleza de la humanidad en estos momentos. En el momento que los los movimientos se encuentran y contrastan, lo estático de la imagen chocará con el dinamismo de la ascensión y en estas imágenes superpuestas flotará la DUALITAT entre lo que es natural y cambiante asi como la capacidad de capturar el momento que ya pasó. Que ya es recuerdo.

Este proyecto no es solo dedicado a la Peña Cancias, sino a la acción entregada de Cézanne a su montaña o a la de Hokusai al Fuji (centro del mundo para la cultura japonesa) . Es un estudio comparado de procesos muy distintos pero de similares reflexiones. Quizás se trate de la necesidad de crear una imagen de aquello que es importante : el territorio de cada persona en este planeta, debería ascender a su cumbre y vivirla lejos de los pinceles ; conquistarla paso a paso y hacerla mía a pesar de la fibromialgia .

Hokusai

“Por mucho tiempo carecí del poder y del saber para pintar la Sainte-Victoire, porque imaginaba la sombra cóncava, como los otros, que no miran, mientras que, fíjese, es convexa verdad, huye de su centro. En lugar de adentrarse, se evapora se fluidifica. Participa, toda azulada, de la vibración ambiental del aire.

Cezanne3

“La montaña arriba y abajo. Otro hexagrama duplicado. Una montaña junto a otra, el movimiento se dirige al interior, después llega el detenimiento. En concordancia lo móvil con lo inmóvil, se da el tiempo de observación, de aquietar la espalda y meditar en ello. Desde el centro y alcanzada la quietud en el corazón, se liberan las intenciones egoístas, manteniendo el pensamiento justo en la postura presente.

Textura montaña

Leave a Reply

*

captcha *